Artículo Opinión II República Pablo Mendoza

10 Abr

Cuando un compañero y gran amigo me pidió que escribiera unas líneas sobre la II República española y los sentimientos que me provoca como joven socialista, no sabía muy bien como enfocarlo porque los sentimientos y las sensaciones que me produce confrontan entre sí.

Por un lado, cuando pienso en la República, pienso en la primera piedra en la construcción del Estado Social y Democrático de Derecho y en la lucha por la libertad y la igualdad emprendida por millones de hombres y mujeres, pienso en el reconocimiento de las nacionalidades existentes en todo el territorio, sin que ello provoque división ni confrontación. Pienso en la reforma agraria, que buscaba redistribuir la riqueza en un Estado que se caracterizaba por la miseria de una gran parte de la población y una desigualdad más que evidente Pienso en las reformas educativas cuyo objetivo esencial era luchar contra el inmenso analfabetismo. Pienso en la separación clara del Estado y la Iglesia, que tenían su punto clave en la educación así como en leyes como la del matrimonio civil o el divorcio, leyes en las que se ampliaban los derechos de los ciudadanos y ciudadanas. Pienso también en la búsqueda de una profesionalización del ejército que dejara atrás la influencia de la clase castrense por un lado y de la Iglesia por otro. Pienso en el sufragio universal, incluyendo, por fin, a las mujeres, que dejaban de ser “la señora de” para ser personas, simple y llanamente. Y, por supuesto pienso en que la población elegía la Jefatura de Estado, como en cualquier Estado democrático completo.

Todos estos pensamientos, pensamientos que tuvieron la heroicidad y la valentía de llevar a cabo muchas mujeres y hombres que sí creían en la República me provoca un sentimiento enorme de orgullo, felicidad y pasión por ser republicano ( y socialista)

Pero por otra parte, cuando pienso en la República me invade una sensación de repugnancia, asco y odio que se traduce en un estado de rabia incontenida, ya que todo ese proyecto sobre el que se sustentaba la II República, con sus muchos errores, porqué no decirlo pero con sus muchos más logros, hacían que España se convirtiera en un Estado donde prevalecía la igualdad y la libertad, hicieron que una parte de la ciudadanía ( no creo que éste sea el término que mejor les defina)que no creía precisamente en la democracia se levantara, faltando incluso a su juramento en defensa de la República para defender los intereses de unos pocos, llevándose consigo todo lo obtenido ( y lo que quedaba por obtener) por esa República sustentada en unos principios tan nobles y dignos, manchando de sangre, lágrimas y frustración a la democracia.

Yo, como joven socialista no olvido lo sucedido en el periodo más negro de nuestro historia y por eso reivindico la memoria, la memoria de una República que mejoró notoriamente las condiciones de toda la ciudadanía, dotándola de derechos que antes de la proclamación de la misma el 14 de Abril de 1931 no se podían ni tan siquiera imaginar.

Y hoy, 82 años después debemos seguir reivindicando esos avances democráticos que supusieron la República y  nos enseñaron esos hombres y mujeres que se dejaron su vida en ello.

Puede parecer baladí, incluso banal para cierta parte de la población pero considero que es esencial en una democracia pura,  que tengamos la opción de elegir, de decidir entre sí queremos continuar con una Monarquía, institución obsoleta y anacrónica, salpicada además de multitud de escándalos o un modelo donde la ciudadanía se sienta partícipe de la toma de decisiones en todos los ámbitos y pueda elegir a una persona, hombre o mujer, con o sin sangre azul para que ejerza la Jefatura de Estado.

Creo en la democracia, en la libertad, en la igualdad, en la justicia, en la dignidad y porqué no decirlo, en la razón. Por eso digo, lleno de orgullo y de pasión, ¡Viva la República! Ayer, hoy y siempre

Pablo Mendoza

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: